EFECTOS DE LOS INHALANTES

Efectos a corto plazo

La mayoría de los inhalantes actúan directamente sobre el sistema nervioso para producir efectos que alteran la mente. En segundos, el consumidor experimenta intoxicación y otros efectos similares a los del alcohol. Hay diversos efectos que se pueden experimentar durante o poco después del consumo, incluyendo:

  • Habla confusa
  • Apariencia borracha, mareada o aturdida
  • Incapacidad de coordinar el movimiento
  • Alucinaciones y delirios
  • Hostilidad
  • Apatía
  • Juicio deteriorado
  • Pérdida del conocimiento
  • Severos dolores de cabeza
  • Erupciones alrededor de la nariz y la boca
  • Inhalar estos productos químicos de forma prolongada puede inducir a un latido del corazón irregular y rápido y conducir a una insuficiencia cardíaca y a la muerte en cuestión de minutos.
  • Puede producirse la muerte por asfixia al sustituir el oxígeno por el producto químico primero en los pulmones y luego en el sistema nervioso central, de forma que cese la respiración.

Efectos a largo plazo

Consumidores a largo plazo han experimentado:

  • Debilidad muscular
  • Desorientación
  • Falta de coordinación
  • Irritabilidad
  • Depresión
  • Daños serios y a veces irreversibles en corazón, hígado, riñones, pulmones y cerebro
  • Deterioro de la memoria, disminución de la inteligencia
  • Pérdida del oído
  • Daños en la médula ósea
  • Muerte por insuficiencia cardíaca o por asfixia (pérdida de oxígeno)

El consumo crónico de inhalantes se ha asociado a una serie de problemas de salud graves. Inhalar pegamento y disolvente de pintura provoca problemas de riñones. Inhalar tolueno y otros disolventes causa daños al hígado. El abuso de inhalantes también ha resultado en deterioro de la memoria y disminución de la inteligencia.