ABUSO DE LOS ANALGÉSICOS RECETADOS

Aunque el uso de muchas de las drogas de la calle presenta un ligero descenso en Estados Unidos, el abuso de los fármacos recetados se está incrementando. En 2007, 2.5 millones de estadounidenses abusaron de los fármacos recetados por primera vez, lo que puede compararse con los 2.1 millones que utilizaron marihuana por primera vez.

Los fármacos recetados son los que más utilizan los adolescentes, después de la marihuana, y casi la mitad de los adolescentes que están consumiendo fármacos recetados, toman analgésicos.

¿Por qué tanta gente joven consume fármacos recetados para drogarse?

Según una encuesta, cerca del 50% de los adolescentes considera que consumir fármacos recetados es mucho más seguro que utilizar las drogas ilegales que se encuentran en las calles.

Lo que muchos de estos jóvenes no saben es el riesgo al que se exponen al consumir estas potentes drogas capaces de alterar la mente de las personas. El uso prolongado de los analgésicos puede llevar a la dependencia, aún en el caso de personas quienes se les recetan para aliviar una condición médica, pero que con el tiempo caen en la trampa del abuso y la adicción.

En algunos casos, los peligros de los analgésicos no se manifiestan hasta que es demasiado tarde. En el 2007, por ejemplo, el abuso del analgésico Fentanil mató a más de 1,000 personas. Se encontró que la droga era de treinta a cuarenta veces más poderosa que la heroína.