LAS ETAPAS DE LA “EXPERIENCIA” DE LA METANFETAMINA

1) La Oleada: Una oleada es la respuesta inicial que siente el consumidor cuando fuma o se inyecta metanfetamina. Mientras se siente la oleada, el corazón y metabolismo del consumidor se acelera,1la presión arterial y el pulso se elevan. A diferencia de la oleada asociada con la cocaína crack, que dura de dos a cinco minutos aproximadamente, el acelerón por metanfetamina puede continuar hasta treinta minutos.

2)El Viaje: A la oleada le sigue un viaje, que a veces se llama “el hombro”. Durante el viaje, el consumidor a menudo se siente agresivamente inteligente y se pone a discutir, con frecuencia interrumpiendo a los demás y terminando oraciones por ellos. Los efectos ilusorios pueden generar que el consumidor se concentre intensamente en algo insignificante, tal como limpiar la misma ventana repetidamente durante varias horas. El viaje puede durar de cuatro a dieciséis horas.

3) El Desenfreno: Un desenfreno es el consumo sin control de una droga o del alcohol. Se refiere al impulso del consumidor a mantener el viaje fumando o inyectándose más metanfetamina. El desenfreno puede durar de tres a quince días. Durante el desenfreno, el consumidor se vuelve hiperactivo tanto mental como físicamente. Cada vez que el consumidor fuma o se inyecta más droga, experimenta otra oleada menor hasta que, finalmente, ya no experimenta ni oleadas ni viaje.

4) Retorcimiento: Un consumidor de metanfetamina es más peligroso cuando experimenta una fase de la adicción llamada “retorcimiento”: una condición que se alcanza al final de un desenfreno de drogas cuando la metanfetamina ya no proporciona una oleada o un viaje. Incapaz de aliviar los espantosos sentimientos de vacío y ansias, el consumidor pierde su sentido de identidad. Es común un intenso picor, y el consumidor puede llegar a convencerse de que hay insectos arrastrándose por debajo de su piel. Al no conciliar el sueño durante varios días seguidos, el consumidor a menudo está en un estado completamente psicótico y él vive en su propio mundo, viendo y oyendo cosas que nadie más puede percibir. Sus alucinaciones son tan vívidas que parecen reales y, desconectado de la realidad, se puede volver hostil y peligroso para sí mismo y para los demás. Las probabilidades de mutilarse a sí mismo son muy elevadas.

5) El Colapso: Para un consumidor de desenfreno, el colapso ocurre cuando el cuerpo se “apaga” al ser incapaz de manejar los efectos de la droga así abrumando al cuerpo y esto resulta en un largo período de sueño para la persona. Incluso el consumidor más cruel y violento aparenta encontrarse casi sin vida durante el colapso. El colapso puede durar de 1 a 3 días.

6) Resaca de Metanfetamina: Después del colapso, el consumidor regresa en un estado deteriorado, hambriento, deshidratado y totalmente exhausto física, mental y emocionalmente. Esta etapa generalmente dura de dos a catorce días. Esto conduce a una adicción forzosa, ya que la “solución” para estas sensaciones es consumir más metanfetamina.

7) Retirada: A menudo pueden pasar entre treinta y noventa días después de consumir la droga por última vez antes de que el consumidor se dé cuenta de que está en la retirada. Primero, se deprime, pierde su energía y la capacidad de experimentar placer. Entonces le llega la ansiedad de tomar más metanfetamina, y el consumidor a menudo se vuelve suicida. Debido a que la retirada de la metanfetamina es extremadamente dolorosa y difícil, la mayoría de los consumidores a menudo vuelven a tomarla; consecuentemente, el 93% de quienes reciben el tratamiento tradicional vuelve a consumir metanfetamina.

  1. 1. metabolismo: El proceso en el cuerpo que convierte la comida en energía.