EFECTOS DEL CRACK

¿Cuáles son los efectos del crack a corto plazo?

El crack causa un intenso viaje de corta duración seguido inmediatamente por lo opuesto: depresión intensa, tensión nerviosa y ansia por más droga. Los que la consumen a menudo no se alimentan ni duermen apropiadamente. Pueden experimentar un marcado incremento del ritmo cardíaco, espasmos musculares y convulsiones. La droga puede hacer que la gente se sienta paranoica, 1 enojada, hostil y ansiosa, incluso cuando no están bajo su influencia.

Sin tener en cuenta lo que se consuma de la droga o con qué frecuencia, el crack incrementa el riesgo de que el consumidor experimente un infarto, derrame cerebral, ataques o insuficiencia respiratoria; cualquiera de las cuales puede resultar en una muerte súbita.

Fumar crack además presenta una serie de riesgos para la salud. El crack está comúnmente mezclado con otras sustancias que crean gases tóxicos cuando se queman. Como el humo del crack no permanece potente por mucho tiempo, las pipas de crack son generalmente muy cortas. Esto causa a menudo que se partan los labios y ampollas conocidas como “labio de crack” porque los consumidores presionan una pipa muy caliente entre sus labios.

“Lo único que estaba en mi mente era el crack. Y si alguien te ofrece un poco, saltas y lo tomas. Es como ofrecer pan a un hombre hambriento que caminó por muchos kilómetros…

“Las cosas llegaron a un punto crítico para mí cuando había estado fumando constantemente un par de semanas. Un día simplemente decidí que estaba harto, no podía vivir más así. Y traté de suicidarme.

Voy a tener que tratar de luchar. Espero que mis instintos de supervivencia empiecen a funcionar”.– John

¿Cuáles son los efectos del crack a largo plazo?

Además de los riesgos usuales asociados con el uso de la cocaína, los consumidores de crack pueden experimentar problemas respiratorios, incluyendo tos.

Los efectos a largo plazo del consumo de crack incluyen daños graves al corazón, hígado y riñones. Los consumidores son más propensos a padecer enfermedades infecciosas.

El consumo diario continuado causa falta de sueño y pérdida del apetito, resultando en desnutrición. Fumar crack también puede causar comportamiento agresivo y paranoia.

Debido a que el crack interfiere con la forma en que el cerebro procesa las sustancias químicas, se necesita cada vez más droga para sentirse simplemente “normal”. Las personas que se vuelven adictas al crack (como con la mayoría de las drogas) pierden interés por otras áreas de la vida.

(Créditos fotográficos: cortesía de infoImagination.org)

El bajón de la droga causa una grave depresión, la cual se hace cada vez más profunda tras su consumo. Esta se puede volver tan grave que la persona hará casi cualquier cosa para obtener la droga, incluso cometer un asesinato. Y si el adicto no puede conseguir crack, la depresión puede llegar a ser tan intensa que lo puede llevar al suicidio.

“Me retiré como un ejecutivo de éxito empresarial que había pagado la universidad de sus dos hijas y había ganado la jubilación. Mi fiesta de jubilación fue, sin embargo, el comienzo de cinco años de infierno. Fue entonces cuando me invitaron a probar el crack por primera vez. Durante los siguientes cinco años, perdí mi casa, mi esposa, todos mis recursos financieros, mi salud, y casi, mi vida. También pasé dos años en prisión”.- William


EFECTOS FÍSICOS Y MENTALES

EFECTOS A CORTO PLAZO

Al ser fumado, los efectos del crack son más inmediatos y más intensos que los de la cocaína en polvo.

  • Pérdida de apetito
  • Incremento del ritmo cardíaco, presión sanguínea y temperatura corporal
  • Estrechamiento de vasos sanguíneos
  • Incremento del ritmo respiratorio
  • Pupilas dilatadas
  • Patrones de sueño perturbados
  • Náuseas
  • Hiperestimulación
  • Comportamiento extraño, errático, a veces violento
  • Alucinaciones, hiperexcitabilidad, irritabilidad
  • Alucinaciones táctiles que crean la ilusión de insectos desplazándose bajo la piel
  • Euforia intensa
  • Ansiedad y paranoia
  • Depresión
  • Intensa ansiedad por tomar droga
  • Pánico y psicosis
  • Convulsiones, ataques y muerte repentina por dosis altas (incluso por una sola vez)

EFECTOS A LARGO PLAZO

  • Daños permanentes a los vasos sanguíneos del oído y del cerebro, presión arterial que conduce a ataques cardíacos, derrames cerebrales y la muerte
  • Daño renal, pulmonar e hígado
  • Fuertes dolores de pecho
  • Fallo respiratorio
  • Enfermedades infecciosas y abscesos si se inyecta
  • Desnutrición, pérdida de peso
  • Grave deterioro de los dientes
  • Alucinaciones auditivas y táctiles
  • Problemas sexuales, daño a los órganos reproductores e infertilidad (en hombres y mujeres)
  • Desorientación, apatía, agotamiento confuso
  • Irritabilidad y alteraciones del humor
  • Frecuencia incrementada de comportamiento peligroso
  • Delirio o psicosis
  • Depresión severa
  • Tolerancia y adicción (incluso después de consumirla sólo una vez)
  1. 1. paranoica: sentimiento de sospecha, desconfianza o temor a los demás.