HEROÍNA

La heroína normalmente se inyecta, se inhala o se fuma. Es altamente adictiva. La heroína ingresa en el cerebro rápidamente pero hace que la gente piense y reaccione despacio, reduciendo su habilidad para tomar decisiones. Causa dificultades para recordar cosas.

Inyectarse la droga puede crear un riesgo de SIDA, hepatitis (enfermedad del hígado) y otras enfermedades causadas por agujas infectadas. Estos problemas de salud pueden transmitirse a compañeros sexuales o a recién nacidos. La heroína es una de las tres drogas más frecuentemente relacionadas con las muertes ocasionadas por el abuso en el consumo de drogas. La violencia y el crimen están relacionadas a su uso.

Efectos a corto plazo:

Quienes abusan de ella experimentan confusión mental, náuseas y vómitos. La consciencia del dolor se puede inhibir. Las mujeres embarazadas pueden sufrir aborto espontáneo. Las funciones cardiacas (del corazón) se hacen más lentas y la respiración disminuye seriamente, a veces hasta el punto de la muerte.

Efectos a largo plazo:

Venas dañadas y/o colapsadas; infecciones bacterianas de los vasos sanguíneos, de las válvulas del corazón, abscesos y otras infecciones de los tejidos blandos, y enfermedades del hígado o del riñón. Pueden surgir complicaciones pulmonares. Compartir agujas o fluidos puede resultar en hepatitis, SIDA y otras enfermedades virales que se transmiten por la sangre.


NOMBRES CALLEJEROS


HEROÍNA: Azúcar negra Bonita Brea Caballo Chiva Gato H Harpón Polvo Blanco